Nadie pone en duda que el sol es imprescindible para que haya vida en la Tierra, al tiempo que todo el mundo asegura que un exceso de sol sin protección solar puede tener efectos muy nocivos para las personas.

La sociedad actual asimila bronceado con salud, y no siempre están relacionados.


EL SOL

La luz solar nos proporciona efectos fisiológicos positivos:
• Estimula la síntesis de vitamina D (la cual previene la osteoporosis).
• Da sensación de salud y de bienestar, tiene un efecto estimulante sobre nuestro cerebro.
• Actúa positivamente en patologías cutáneas como la psoriasis o la dermatitis atópica.
• Estimula la síntesis de los neurotransmisores cerebrales responsables del estado anímico (quizás por eso se relaciona los países cálidos con la alegría y el jolgorio y los países fríos con la seriedad y la depresión).
Pero lo que resulta claro es que actualmente hay que sopesar las ventajas y los inconvenientes que tiene una exposición excesiva al sol sin protección.

Broncearse al sol

TIPO DE RADIACIONES

➢ Ultravioleta (efecto biológico): según su longitud de onda, podemos distinguir tres grandes zonas de radiaciones ultravioletas:

• UVC: entre 200 y 280 nm. No llegan a la superficie de la Tierra. Son muy peligrosas para el hombre y las absorbe la capa de ozono de la atmósfera.
• UVB: entre 280 y 320 nm. Son muy energéticas y responsables de las quemaduras en la piel. Penetran a nivel epidérmico y son las responsables del bronceado a largo plazo. Son capaces de alterar el ADN de las células y producen cáncer de piel. Son más intensas en verano.
• UVA: entre 320 y 400 nm. Entre el 30 y el 50% de estos rayos llegan a niveles profundos de la dermis y aunque tienen menor energía son tan perjudiciales como los UVB. Aceleran el envejecimiento de la piel, inducen la aparición de manchas y bronceado y son las responsables de las alergias al sol. Pueden producirse problemas en los ojos y a largo plazo también producen cáncer de piel.

Visible (efecto luminoso): penetran hasta la dermis. Producen envejecimiento prematuro y manchas.

Infrarroja (efecto calorífico): penetran hasta la hipodermis. Es la responsable del golpe de calor y la insolación. Aumentan el fotoenvejecimiento y la degradación del colágeno. Provoca alteraciones en el ADN celular.

¿Qué es el FPS?

Físicamente el FPS es un número que indica cuál es el múltiplo de tiempo al que se puede exponer la piel protegida para conseguir el mismo efecto eritematoso que se obtendría si no se hubiese aplicado ninguna protección.

Sólo da información de la protección frente al UVB.
Por ejemplo: si una persona puede exponerse al sol el primer día 10 minutos sin tener enrojecimiento ni quemaduras, un FPS 15 utilizado adecuadamente la protegerá del sol durante 150 minutos (10 × 15), aunque no es tan preciso, porque muchas variables que influyen.
Cada persona debe saber su especial sensibilidad a la exposición solar y saber el tiempo que se puede exponer sin riesgo de quemaduras. Hay que tener en cuenta el Fototipo, si se toma medicación fotosensible y los factores de riesgo de cáncer de piel.
Cabe recordar pues que todas las medidas para protegernos del sol son pocas.

broncearse-pieles


¿Como podemos bronceado correctamente?

Desde que nacemos, todos tenemos una capacidad de adaptación al sol. Este es nuestro fototipo. Cuanto más pequeña sea esta capacidad (tienen menos las personas de piel clara, o las personas pelirrojas), más reducida será la resistencia al sol.

Por lo tanto, la respuesta a una misma radiación será diferente según el individuo que la reciba.

Fototipo  / Tipo de piel / Reacción solar
Fototipo 1 Piel muy clara. Ojos claros. Pelo rojo. Se quema fácilmente. Nunca se broncea.
Fototipo 2 Piel clara. Ojos azules / verdes. Cabello rubio. Se quema fácilmente. Nunca se broncea.
Fototipo 3 Piel clara. Ojos marrones / grises. Cabello castaño. Se quema moderadamente. Bronceado con un tono marrón claro de forma gradual y uniforme.
Fototipo 4 Piel mate. Ojos oscuros. Cabello castaño oscuro. Casi nunca se quema. Bronceado marrón medio.
Fototipo 5 Morena. Tipo India, Sudamérica, indostánico, gitanos. Se quema excepcionalmente. Bronceado marrón oscuro.
Fototipo 6 Piel negra. Cabello negro. Nunca se quema. Piel negra.


FILTROS SOLARES

bronceadoresA menudo la radiación solar que llega a la piel es superior a la que ésta puede resistir; por tanto, hay una protección adicional. Esta es la función de los filtros solares, que previenen las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel que causan los rayos ultravioletas.

Según cómo actúan, se clasifican en físicos, químicos y biológicos.

• Filtros físicos: También llamados minerales o inorgánicos. Tienen una función barrera desviando y dispersando la radiación solar. Además de los rayos ultravioletas, controlan los visibles y el infrarrojo. Se toleran muy bien y son muy estables. Son poco cosméticos ya que dejan la piel blanca. Son ideales para niños y para pieles hipersensibles. Los más utilizados son: óxido de zinc, dióxido de titanio, mica, óxido de hierro, talco, caolinita.

• Filtros químicos: También llamados orgánicos. Absorben sólo una parte de las radiaciones. Captan la energía y la transforman en una de longitud de onda diferente. Son menos estables que los físicos. Gustan mucho porque son muy cosméticos. Ideales para adultos con piel sana. Los más conocidos son: PABA (ácido para-amino benzoico) y derivados, cinnamats, salicilatos, benzofenonas.


El SOL y los NIÑOS

Es importante enseñar a los niños a protegerse del sol desde pequeños, para que los efectos de la radiación solar son acumulativos e irreversibles. La piel de los niños presenta diferencias respecto de la piel de los adultos y hay que darle la protección adecuada.

Así pues habrá que tener en cuenta que:
• Se recomienda no exponerse al sol a los niños menores de 2 años.
• Evitar las horas centrales del día. De 12h a 16h.
• Utilizar una protección solar específica para niños.
• Hay que renovar periódicamente el producto, incluso si se está mucho tiempo en el agua.
• Es bueno protegerlos la cabeza con gorras y el cuerpo con camisetas si tienen la piel muy blanca y sensible.
• Hay que hacerles beber mucha agua.
• Hay que ir al médico y / o consultar al farmacéutico a la mínima señal de reacción o síntoma extraño en la piel.
• Hacer énfasis en realizar fotoprotección adecuada en niños mayores de 10 años ya que a partir de esta edad disminuye mucho el uso de medidas protectoras buscando el bronceado.

children on the beach

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES

Para obtener un resultado óptimo de la utilización de un fotoprotector, es necesario seguir cuatro normas básicas:

• Aplicar el fotoprotector en casa 30 minutos antes de la exposición solar.
• Hacerlo sobre la piel bien seca.
• Aplicar la cantidad suficiente.
• Renovación frecuente cada 2 horas y repasar después de cada baño.

Respetadas estas normas, también habrá que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
• Evitar las pulverizaciones de agua durante las exposiciones para evitar deshidrataciones.
• Evitar los perfumes y las colonias alcohólicas que contienen esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes y pueden producir irritaciones y manchas.
• Elegir el fotoprotector más indicado atendiendo al fototipo.
• Utilizarlo, aunque esté nublado.
• No exponerse al sol entre las 12 y las 16 horas.
• Protegerse la cabeza con un sombrero o gorra con visera; los ojos con gafas adecuadas, y los labios con protector labial. Hacer una protección especial para cicatrices u otras zonas sensibles.
• Consultar al dermatólogo ante cualquier irregularidad en la piel.
• Beber agua o líquidos para evitar la deshidratación.
• Determinados medicamentos pueden provocar reacciones a la exposición solar. Hay que consultar al farmacéutico.
• Después del sol hidratar la piel con texturas frescas, utilizar reparadores del ADN y antioxidantes vía oral.

 

SOL ARTIFICIAL

La luz UV emitida por las lámparas UVA causa quemaduras y envejecimiento prematuro y potencia el riesgo de desarrollar cáncer cutáneo.
El deseo de conseguir un bronceado rápido y las exposiciones a este tipo de sistemas de bronceado, potencian los efectos negativos de los rayos UVA. Por todo ello, hay que evitar el uso de cabinas solares no ser que sea por prescripción médica, ya que hay enfermedades cutáneas como la psoriasis para las que la radiación UV puede servir de tratamiento. Aún así habrá que exigir un equipo de radiación y un personal altamente cualificados.